¿Qué es el ‘sharenting’ y por qué deberías tener cuidado con ello?

Redacción

Sharing + parenting. Osease, sharenting, un término en inglés que hace referencia a la cantidad de fotos que compartimos en redes sociales e Internet de nuestra vida familiar y sobre todo de los ‘peques’. El sharenting se ha vuelto increíblmente popular entre los papás y mamás millennial: incluso para quienes no tienen hijos, las fotos de bebés y niños en redes sociales suelen responder a un patrón que a veces incluso llega a convertirse en una costumbre más que en algo que se hace de vez en cuando.

VER GALERÍA

El sharenting documenta casi cada instante de la vida de los niños desde que son bebés. Desde el Centro Europeo del Cibercrimen ya han alertado sobre los peligros de compartir demasiados detalles en redes sociales de la vida de los hijos: en muchas plataformas, las imágenes y geolocalizaciones se convierten en información de dominio público una vez se comparten online.

Incluso si no tenemos en cuenta las repercusiones de dar tantos detalles de la vida de los niños cuando aún no pueden decidir por sí mismos si quieren tener o no presencia en redes sociales (por ejemplo, una foto o un vídeo que más adelante, cuando sean mayores, ellos prefieran que nunca hubiera salido a la luz), un sobre uso el sharenting puede ponerles en un peligro algo más inmediato. Imágenes ‘robadas’ que se usan por ejemplo como cebo o en campañas publicitarias sin autorización. Fotos que pueden descargarse de Internet sin que lo sepamos, manipularse y volver a compartirse. O datos de geolocalización que permiten saber dónde están los ‘peques’ en todo momento a personas extrañas a nuestro entorno.

Algunas cifras para contextualizar la presencia de los niños en redes sociales en los países desarrollados: según un estudio de 2010 de la compañía de seguridad online AVG, el 73% de los niños europeos menores de 2 años ya tiene algún tipo de presencia digital, casi siempre en forma de imágenes compartidas por sus padres o personas cercanas. Muchos de ellos (el 23%), tienen presencia online desde antes de nacer, con ecografías y sonogramas compartidos online, a menudo para anunciar la llegada de un nuevo bebé.

Aunque en la gran mayoría de casos estas fotos suelen postearse online por una motivación personal (la de compartir con nuestra familia y amigos los mejores momentos de nuestra vida familiar), resulta chocante el pensar que la gran mayoría de adultos no tiene una huella digital previa al año 2000, mientras que los bebés del milenio cuentan con ella desde antes de haber nacido.

¿Cómo podemos prevenir los peligros del sharenting? Empieza con algunas de estas cinco recomendaciones:

1. Evita compartir fotos o vídeos comprometidos de los ‘peques’, pensando siempre tanto a corto como a largo plazo. Si tienes niños más mayores, pídeles permiso antes de compartir una foto suya.

2. No compartas en exceso: no sólo previenes posibles peligros en Internet sino que además no saturas las redes sociales de tus contactos con un exceso de información o de fotos.

3. Repasa los perfiles de seguridad de todas tus plataformas y redes sociales, optando siempre por la opción te permita una mayor provacidad de cada cosa que compartes.

4. Evita las geolocalizaciones, especialmente en los datos relativos a los ‘peques’, así como dar detalles de dónde están, cuándo o con quién.

5. No compartas datos personales de los niños, como la dirección o el nombre completo, así como la fecha de nacimiento, para evitar suplantaciones de personalidad.

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR